image_pdfimage_print

María Victoria Alzate Piedrahita
Clara Lucía Lanza Sierra
Miguel Ángel Gómez Mendoza

 

Para intentar evaluar su impacto sobre la enseñanza, se debe preguntar si los textos escolares, y especialmente aquellos de primaria, tienen un ordenamiento que implica de una manera unívoca un método de enseñanza, el cual nos devuelve, a su vez, a una concepción de la manera como los alumnos aprenden.

Es justamente esta disposición captada desde el punto de vista de sus consecuencias sobre la enseñanza-aprendizaje la que se expone en este libro sobre el uso de los libros de texto de Ciencias Sociales en los grados 1º, 2º, 3º, 4º y 5º de la educación básica primaria colombiana.

Tradicionalmente, el libro de texto escolar servía principalmente para transmitir los conocimientos y constituir un depósito o reserva de ejercicios. Tenía también una función implícita de transmitir los valores sociales y culturales. Hoy en día estas funciones tienen todavía vigencia. Pero los textos escolares deben igualmente responder a nuevas necesidades: desarrollar en los alumnos los hábitos de trabajo, proponer los métodos de aprendizaje, integrar los conocimientos adquiridos en la vida diaria, por citar solo algunas.

 

ÍNDICE DEL LIBRO