image_pdfimage_print

image002

El  manual escrito por el catedrático Galdo Lopez de Neira  es importante para el estudio de las Ciencias Naturales en Bachillerato  por:

  • ser el primer manual escrito en lengua castellana para esta asignatura de la segunda enseñanza y, como tal, hacer referencias a determinados puntos y localizar zonas de la geografía española, supliendo así una notable carencia de las traducciones de los libros franceses utilizados en la misma época.
  • la amplia difusión de este manual en cuanto a número de Institutos y Escuelas Normales del distrito universitario que lo utilizan.
  • por permitirnos comprobar como se introducen los avances científicos europeos del siglo XIX en el manual escolar de ciencias naturales a lo largo de sus 10 ediciones.
  • ser el libro de texto utilizado para esta asignatura en el Instituto del Noviciado, hoy del Cardenal Cisneros de Madrid, durante 46 cursos consecutivos, desde 1848 hasta 1894.

 

1. Manuel M.ª  José Galdo López de Neira (Madrid, 1825- Madrid, 1895).

image004

 

Galdo López de Neira nace y muere en Madrid. A esta ciudad y al Instituto del Noviciado dedica más de 50 años de su vida. En este estudio destacamos su papel como catedrático, como autor del primer manual escolar publicado en lengua castellana para la asignatura de Historia Natural y como político firme defensor de la sanidad civil y la instrucción pública.

En cuanto a su  formación académica  destacamos que es Doctor en Ciencias y Licenciado en Medicina y Cirugía ,Licenciado en Leyes y Regente de 1.ª Clase en Ciencias por la Universidad Central.

 Su carrera docente y experiencia profesional incluye ser Profesor Ayudante encargado de la clasificación, arreglo e inventario del Gabinete de Historia Natural del Museo de Ciencias de Madrid, Catedrático de Mineralogía de la Universidad de Barcelona y Profesor encargado de la cátedra de Mineralogía, Zoología y Botánica de la Facultad de Ciencias de Madrid.

Dentro del Instituto ocupo los cargos de Vicedirector  y Director , así como el de miembro de la Comisión de la Universidad Central que ha de estudiar los medios para el mantenimiento de la disciplina académica y el prestigio del profesorado.

Fuera de la institución educativa nos encontramos que  simultanea el ejercicio de la docencia con la medicina, es Jefe Superior de la Administración Civil y Alcalde de Madrid, Caballero de la Orden de Carlos III y Gran Medalla de Isabel la Católica, Vicepresidente de la Junta Superior Consultiva de Sanidad del Reino, Consejero del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid, Miembro de la Sociedad Geográfica de Francia , Inspector General de Instrucción Pública y Vocal y Secretario de la Junta de Inspección y Estadística  de Instrucción Pública, Consejero de Instrucción Pública Vocal de la Junta de Primera Enseñanza,  y finalmenteSenador por la provincia de Madrid durante  el Sexenio Democrático y como representante de la Universidad durante varias legislaturas de la Restauración Borbónica. En la Cámara Alta defiende el acceso a la educación de la mujer, las bibliotecas escolares, la jubilación y las vacaciones de canícula para los maestros, el incremento del presupuesto en educación primaria y  la dotación de materiales en las escuelas.

Hombre de gran actividad intelectual y política, lo cual le valió la publicación en El Madrid Cómico de estos versos:

A Galdo veo en la  plaza,

él en todo mete baza,

y hasta cuando tomo caldo,

me voy a encontrar con Galdo.

Es socio del Ateneo de Madrid desde 1848. En esta Institución pronuncia varias conferencias, e imparte clases de Historia Natural en el Ateneo Artístico y Literario de Señoras.

Sus compañeros del Instituto afirman que como “político militó en el partido progresista y abogó por la libertad de la ciencia”. Galdo López de Neira dedicó sus manuales escolares a Isabel II hasta la edición de 1865. A partir de esta fecha antepone la lucha por la libertad de la ciencia, siendo de esta manera uno de los profesores implicados en la I Cuestión Universitaria al negarse a firmar la Exposición a la Reina. Galdo López de Neira argumenta la superioridad e independencia de la ciencia sobre las cuestiones políticas.

El Ayuntamiento de Madrid le dedica una calle en el centro de la ciudad.

Fotografía de la placa situada en la calle de Galdo

 

2. Evolución del manual en las distintas ediciones

Si nos fijamos en el número de páginas podemos afirmar que este catedrático escribió  tres versiones de un  mismo libro de texto:

 

  1. El libro publicado en 1848, que elaboró y presentó para suaprobación al Consejo de Instrucción Pública ,y que consta de 488 p.+ 2 p. dedicadas al índice. Este libro se mantiene en las ediciones de 1849  (488 p. + índice de materias), 1853 (493 pp.+ índice), 1855 ¿?, 1856 (494 p. + índice de materias) y 1860  (485 p. + índice).
  2. Si bien en la edición de 1860 este catedrático introduce una ilustración, es a partir de la edición de 1865 cuando podemos hablar de un segundo Manual de Historia Natural (de 603 p. + 19 p. que componen un índice de materias). Este incremento en el número de páginas es producto de la incorporación de 341 ilustraciones intercaladas en el texto. Este manual se repite en las ediciones de 1878 (603 p. + índice), 1883 (de 603 p. + índice). Y la denominada “novísima edición”, de 1888, (de 600 p. + índice) que, sin embargo, es exactamente igual que las tres anteriormente citadas.
  3. El autor realiza el gran cambio del manual en la edición de 1894, en el modifica el título y la estructura y adecua los planteamientos científicos a los casi cincuenta años transcurridos desde la publicación de su primera edición. En este caso el catedrático redacta un libro dedicado a Geología, Mineralogía, Petrografía, Geotecnia, Geología dinámica y Geología histórica. Editado en Madrid por la imprenta de la Vda. de Hernando y Cía., 363 pp.

 

A pesar de las diez ediciones que hemos expuesto, Galdo López de Neira siente, que sólo ha escrito un manual, “su libro”, y así lo manifiesta en la carta- testamento científica dirigida a su amigo y editor Eugenio Páez: “casi al borde del sepulcro he hecho cuanto he podido por mi libro, que ha sido en algunos años mi único y modesto patrimonio”

 

image010image012image008

 

3.Ilustraciones en el Manual de Historia Natural.

A partir de la edición de 1865 Galdo incorpora trescientas cuarenta y una ilustraciones, si bien en los libros franceses,  ya  se habían introducido algunas desde las ediciones de 1849.

Estas ilustraciones son dibujos en blanco y negro y todos presentan un pie en el que se indica el animal, la planta, el órgano expuesto, y sus partes. Las ilustraciones son notas aclaratorias en consonancia con el texto, cuya finalidad no es la composición estética, sino aclarar o reforzar el concepto.

El aspecto que más nos ha llamado la atención de las ilustraciones de este manual es su correspondencia con los objetos y colecciones del Gabinete de Historia Natural del Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid. De esta manera, y a modo de ejemplo, presentamos varias ilustraciones del Manual de Historia Natural  junto al ejemplar  o modelo clástico correspondiente.

image014

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op cit , edición 1865, p. 593.

 

 

 

 

 

 

 

 

image016

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image018

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op cit,  edición 1865, p. 359.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image020

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image021

Estudio de las leyes que obedecen las hojas en su colocación sobre el tallo o sus ramas

image023

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op. cit. , edición 1865, p. 359. y Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image025

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op. cit, en  edición 1865, p. 360

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image027

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image029

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op cit, en edición 1865, p. 370.

image031

y Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image033

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op cit, en edición 1865, p. 420.

 

 

 

 

 

 

 

 

image035

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image037

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op. cit., edición 1865, p. 536.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image039

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image041

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op. cit., edición 1865, p. 416.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image043

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image045

Galdo López de Neira, Manual de Historia Natural, op .cit., edición 1865, p. 312.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image047

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image049

Galdo López de Neira,  Manual de Historia Natural, op cit, edición 1865, p. 225.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image051

Gabinete de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. El precio del Manual de Historia Natural.

El precio del Manual de Historia Natural del catedrático Manuel M.ª Galdo era  de 33 reales en encuadernación de rústica, y de 38 en holandesa. Para adquirir este manual hay que dirigirse a la Librería clásica y central de la Universidad.

Si revisamos el número de alumnos matriculados en esta asignatura en el curso 1858-1859 en el distrito de la Universidad Central nos encontramos con:

  1. Instituto de Cuenca: 30 alumnos
  2. Instituto de Guadalajara: 24 alumnos.
  3. Colegio Privado adscrito de Molina de Aragón: 0
  4. Instituto del Noviciado: 176 alumnos.
  5. Colegios adscritos a este Instituto: 70 alumnos.
  6. Instituto de San Isidro: 170 alumnos
  7. Colegios adscritos a este instituto: 93 alumnos.
  8. Instituto de Segovia: 23 alumnos.
  9. Instituto de Toledo: 29 alumnos.
  10. Instituto de Ciudad Real: 52 alumnos.

Un total de 677 alumnos cursan la asignatura de Historia Natural en el curso citado. Teniendo en cuenta que es obligatoria la compra  del manual escolar por parte del alumno, y que éste se vende a 33 reales en su encuadernación más barata, podemos afirmar que la venta del Manual de Historia Natural en  el curso 1858/59 asciende a un importe de 22.011 reales.

No contamos en estas operaciones los manuales vendidos en las Escuelas Normales que también lo utilizan, ni en los seminarios, ni en el resto de los institutos de España.

No podemos delimitar qué porcentaje de esta cantidad corresponde a beneficios para la imprenta o para el autor. En cualquier caso, el Manual de Historia Natural es realmente “el patrimonio” del catedrático Galdo López de Neira, y para ello baste recordar que su retribución como catedrático es de 16.000 reales en el  citado curso.

 

5. Organización temática y su evolución en las distintas ediciones.

Desde la edición de 1848 Galdo López de Neira divide la materia en diversas ciencias y les asigna el orden siguiente:

  1. Nociones preliminares, a las que dedica dos lecciones.
  2. Mineralogía, en veinticinco lecciones.
  3. Geología,consta de tres lecciones.
  4. Zoología, la incluye en treinta y seis lecciones.
  5. Botánica, con veinticuatro lecciones.

Suman un total de noventa lecciones que este autor repite hasta la edición de 1853, en la cual incorpora otras seis lecciones de Zoología. En la edición de  1865 incluye más lecciones, hasta ciento diez..

 

Minerales

Siguiendo a Werner, expone varias causas que justifican el origen de la formación de los minerales: por la disolución de un líquido, por el calor y mecánicamente. De aquí proviene la clasificación de los minerales en neptúnicos, plutónicos y volcánicos. En todos los casos busca la utilidad de esta ciencia para la industria, la medicina y la economía.

Del mismo modo que con los minerales realiza una descripción de los aparatos y útiles de esta ciencia, a partir de la edición de 1865 ilustra sus textos con dibujos, como el compás goniómetro y el goniómetro de Garangeot, el goniómetro de Babinet y el de Wollaston, necesarios para realizar las mediciones de los ángulos diedros de los cristales.

El catedrático conoce la historia de esta ciencia y la expone mediante la Taxonomía Mineralógica que Linneo realizó para establecer unos principios generales en “una naturaleza que no da preferencia a ninguna clase de caracteres y que de todos se vale para armonizar los seres y presentarlos a nuestra vista de un modo halagüeño que revela evidentemente el designio del Autor de esta fábrica admirable, en la que todo está construido para el todo y para cada una de sus partes”

image053

image055

image057

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Geología

Un paso de gigante da Galdo en su manual de 1894 al aceptar las teorías evolucionistas de Darwin, ya que en las ediciones anteriores justifica que se debe: “buscar en la Geología, aunque con brevedad, la concordancia de los Libros Sagrados con los descubrimientos de la Ciencia”.

Las palabras del Génesis le sirven al autor del Manual de Historia Natural como ejemplo de estas afirmaciones, exponiendo que la mala interpretación de la palabra “día” es la que justifica la creación de la Tierra por el Sumo Hacedor. “Si muchas son las personas que por seis días de la Creación entienden el espacio de tiempo que comúnmente se designa con este nombre. ¿Pues cómo puede concebirse que al hablar Moisés del primer día de la Creación le hubiera semejado a un día de veinticuatro horas que son medidas por la revoluciones de la Tierra sobre un eje en presencia del Sol, si este astro no fue dispuesto hasta el cuarto día?”.

Si bien podemos afirmar que Galdo conocía por sus lecturas a los científicos europeos que va a citar en su manual -Lineo, Lamarck, Cuvier, y Tournefort- ya que existen ejemplares de las obras de todos ellos en el Museo de Historia Natural del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid, no podemos precisar cuándo llegan a su conocimiento las teorías darvinistas. Es un hecho que en el Manual de Historia Natural de Galdo López de Neira el dogma religioso va a justificar la falta de una teoría científica, ya que la primera causa de todas las cosas corresponde al Sumo Hacedor.

Precisamente en este aspecto, Galdo López de Neira reproduce las tesis de Cuvier, siendo el punto débil del catedrático del Instituto del Noviciado la devoción a interpretar las tesis científicas bajo las palabras del Génesis.

 

image059

    image061 

               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image063

image065

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El catedrático del Instituto del Cardenal Cisneros manifiesta sentir admiración científica por Linneo. Sin embargo, Galdo López de Neira, se encuentra sumido en analizar cuestiones de detalle que faciliten la identificación de los seres vivos pero se aleja del pensamiento experimental de su época.

  1. Manuel incorpora en su Manual de Historia Natural algunas clasificaciones que advierte que no son para estudio en las cátedras en la Segunda Enseñanza, pero que sí adecuan el uso de este manual en las clases preparatorias de la Facultad de Ciencias.

En Galdo López de Neira se une la condición de catedrático y la de médico y, como tal, se preocupa por la situación sanitaria del país e introduce en su manual escolar distintos consejos para mejorar la higiene de los alumnos y del consumo de los alimentos

image067

image069

Zoología

Especialmente interesante parece la exposición sobre las facultades intelectuales en el hombre. El catedrático relaciona el desarrollo del encéfalo con el de las facultades intelectuales e instintivas que se creen que residen en éste, cita a este respecto a Camper y su teoría del Ángulo Facial que significa que “trazando una línea vertical se tira una línea desde la parte media de la frente a la raíz de los dientes de la mandíbula superior y otra desde este punto pasando por el conducto auditivo a la base del cráneo. El ángulo facial que forman estas dos líneas en la raíz de los dientes marca cuanto más agudo sea mayor desarrollo de la cara y del instinto y menor de las facultades intelectuales. Cuanto más aproximado al recto más desarrollado estará el cráneo y las facultades intelectuales estarán también con desventaja del instinto”

Esta tesis se cumple según Galdo López de Neira “en la estupidez de los hombres de frente muy aplanada o corta, pero no se cumple esta teoría en algunos animales como la ballena”. Esto le induce a exponer el método de Cuvier consistente en “comparar las áreas o superficies de la sección vertical anterioposterior del cráneo, la proporción puede ser que el área del cráneo es al área de la cara como cuatro a uno”.

image067

image069

El Manual de Historia Natural incorpora una gran riqueza de datos, es de una exquisita minuciosidad en detalles, con una acumulación erudita de pormenores y todo ello con un estilo brillante. Es un libro redactado para la elocuencia del profesor y la memoria del alumno.