image_pdfimage_print

Brigitte Urbano Marchi
Miguel Beas Miranda
Universidad de Granada

 

La enseñanza de las lenguas, distinta a la lengua materna, se remonta a tiempos inmemoriales y ha pasado por etapas diferentes mostrando continuidad y prolongación unas veces y revolución total otras.

En su historia se pueden señalar dos “tradiciones”: una, escrita, otra, oral; y dos “corrientes”: la gramatical y la conversacional. La escrita y la gramatical imperaron sobre las segundas al formar parte del mundo académico mientras que éstas, con ausencia del componente académico-intelectual, se fueron asociando más al aprendizaje de las lenguas vulgares.

Hay un aspecto que pretende marcar la diferencia entre una y otra tradición/corriente y es el objetivo que se fijan para aprender la lengua extranjera: el conocimiento de la lengua a través de obras literarias o la comunicación con personas de la “Lengua Extranjera” que se aprende. En función de la obtención de la finalidad prevista se pone en práctica una serie de actuaciones que pasan por la utilización o no de la Lengua Materna para el aprendizaje, la traducción o no, el conocimiento deductivo o inductivo de la gramática, el predominio del trabajo de algún órgano sensitivo sobre otro (oído, vista, boca), la posición adoptada por el docente y por el alumno, y la propuesta de una serie de actividades. Todo ello con una presencia en un grado más o menos exclusivo en función de lograr el objetivo marcado.
Los métodos de enseñanza/aprendizaje no se presentaban de un modo puro o cerrado, sino que existían igualmente propuestas eclécticas que intentaban conciliar los aspectos positivos de ambos.

A lo largo de la historia de la enseñanza de las lenguas no se puede apreciar un carácter evolutivo lineal, y aunque a ciertos períodos históricos se les adjudique un único método de enseñanza, éste podía coexistir con otro, quizás, de menor repercusión en ese momento, pero con una proyección de futuro de forma expansiva. No es menos cierto que métodos que pertenecen a otros siglos sobrepasen éstos y coexistan también con los más actuales.

Entre los instrumentos necesarios para el aprendizaje cabe destacar: la lengua en situación de inmersión, los vocabularios, los diálogos, las obras bilingües, las gramáticas, los textos de autores clásicos, los libros de texto, la utilización de medios sonoros, el empleo de medios visuales, y la conjunción de éstos dos últimos.

El siglo XX es, quizás, el más prolífico de todos los períodos y el que presenta mayor variedad de métodos en un  espacio de tiempo relativamente corto.

En España, la reciente etapa de la Historia denominada “franquismo”, resulta, a este efecto, una de las etapas más llamativa y donde el cambio de los métodos de enseñanza/aprendizaje ha evolucionado de una manera muy rápida.

Partiendo de la primera ley de educación de 20-9-1938 en la que el método de enseñanza/aprendizaje es el Método Tradicional, denominado también método gramática-traducción, pasando por el Plan de estudios de 1957 que presenta un eclecticismo entre éste y el Método Activo;  la ley 16/1967 que propone un eclecticismo entre el Método Activo y el Método Audio Oral, y terminando por la ley de 1970 con el advenimiento de los métodos audiovisuales, observamos que son cuatro los métodos que han conformado el panorama de la didáctica de las lenguas vivas en este limitado período de tiempo. Más que en ningún otro período de nuestra historia de la educación.

El Método Tradicional concebía la lengua como un conjunto de reglas y excepciones que se podían observar en el texto escrito; el aprendizaje de una lengua extranjera era sinónimo de disciplina mental. El principal objetivo de este método era que el alumno consiguiera leer obras literarias y traducirlas. El material didáctico utilizado eran textos literarios presentados en un libro de texto.

El Método Activo busca el progreso a través de la conservación de los principios del Método Directo –método recomendado  explícitamente en los cuestionarios oficiales de 1934– y de la vuelta a la utilización de ciertos procedimientos y técnicas del Método Tradicional. Por ejemplo, no desprecia la utilización de la lengua materna si ésta ahorra tiempo y evita malas interpretaciones por parte del alumno. El soporte didáctico va desde objetos o dibujos de los mismos para asociar las palabras al sentido, textos, y algunos medios audio-orales.

El Método Audio Oral, cuyo principal objetivo es comunicar en una lengua extranjera, concede más importancia a la forma oral de la lengua y en particular a las estructuras orales; la forma escrita aparece a continuación de la forma oral y es una representación de la misma. La gramática no se presenta mediante reglas sino con una serie de ejemplos. Las grabaciones en magnetófonos, las diapositivas y los discos son materiales que complementan  los diálogos.

El Método Audiovisual ofrece la lengua cotidiana y hablada como instrumento de comunicación. La lengua escrita aparece una vez que se tiene el conocimiento suficiente de la lengua oral, de manera que los signos escritos no interfieran en la pronunciación. El material fundamental se basa en las grabaciones de diálogos y frases en situación, en un magnetófono y en filminas. En el libro de texto sólo aparecerán representadas las imágenes sin el texto.

La clasificación de libros de texto de idiomas presenta dificultades intrínsecas a su pertenencia a un método de enseñanza/aprendizaje ya que muchos de los libros ofrecen un eclecticismo metodológico. Para clasificar los libros hemos aplicado un cuestionario específico, basado en una serie de preguntas que indagan las características de los métodos. A partir de la puntuación obtenida en las preguntas se asigna la pertenencia del libro al método o métodos correspondientes.

Mientras que en los diferentes planes de estudios, los cursos del bachillerato dedicados al aprendizaje de la lengua francesa iban evolucionando en cuanto al método de enseñanza, los cursos en los que se estudiaba la literatura francesa mantuvieron, a lo largo de los tres planes de estudios, el Método Tradicional en intensidad decreciente. Varían los autores que se estudian, proscritos algunos en los inicios del franquismo, incorporados luego paulatinamente. Los libros son elaborados por profesores de Institutos, están aprobados por el Ministerio de Educación y por lo tanto se adecuan a los cuestionarios oficiales publicados en el Boletín Oficial del Estado para cada plan de estudios.

 

A continuación se presentan algunos manuales representativos de dichos  métodos.

LEY DE 20-9-1938, MÉTODO TRADICIONAL

01 MIRMÁN CONTASTÍN, M (1947): Nuevo Método Teórico-práctico de Lengua francesa, segundo ciclo. Imp. Mirmán, Sevilla.Es la 5ª edición de esta obra y está dirigida a alumnos de segundo de bachillerato del plan de estudios de 1938. Como libro de texto representativo del Método Tradicional, presenta la lengua como un conjunto de reglas observables en el texto escrito, ejercicios de traducción y textos de lectura. El profesor es el agente principal mientras que el alumno es el mero receptor que debe dominar la morfología y la sintaxis y memorizar el vocabulario.  La obra se divide en 45 lecciones que presentan un esquema repetitivo: se inicia con un cuadro de gramática, seguido de ejercicios de aplicaciones gramaticales, un texto de lectura, para continuar con actividades varias, desde las traducciones hasta los “exercices de conversation”. Éstos no son más que preguntas de comprensión sobre el texto que en la mayoría de los casos se contestan con una sola palabra.
En el Prólogo, el autor explica que estos ejercicios de conversación se harán “después de haber leído un texto varias veces, y hacer una versión y un tema relacionados con el mismo, el alumno podrá fácilmente sostener un diálogo contestando a las preguntas del profesor, empleando más o menos los términos del texto conocido”.
02 03
04 05

Los textos de lecturas son de temática variada: un estudiante modelo, la patria, el pan, la golondrina; los ejercicios de traducción directa (version) e inversa (thème); lecturas de poesías; traducciones yuxtalineales -dispuestas en columnas-, cartas y abundantes cuadros gramaticales de morfología y sintaxis.
Un anexo de color rosa intitulado “Repertorio de palabras y modismos” proporciona proverbios, expresiones y un extenso  vocabulario.
Los dibujos escasean a lo largo de la obra y cuando están presentes ilustran un texto de lectura.

06 07 08 09 10
ALBIÑANA GOUSSARD, C. (1954): Manual de lengua francesa, curso superior. Librería General, Zaragoza.Se trata de la 2ª edición corregida, destinada a alumnos de tercero de bachillerato del plan de estudios de 1938. Obra característica del Método Tradicional, se fundamenta en la enseñanza de la gramática, en la lectura y la comprensión de textos mediante la traducción. Como señala Germain (1993) la comprensión oral y escrita se desplaza a un segundo plano. 11 A pesar de ser un libro no demasiado antiguo, destaca por estar concebido sin ninguna imagen ni dibujo. Sólo presenta texto escrito. Compuesto por cuatro partes, la primera presenta un total de 25 lecciones que comienzan con varios textos, acompañados de un ejercicio de conversación que consiste, en realidad, en una serie de preguntas de comprensión; le sigue un tema de gramática con sus correspondientes ejercicios y un ejercicio de traducción.

12 13
14 15
La segunda parte, recoge modelos de correspondencia comercial ya que este libro servía también para la enseñanza del Francés a alumnos de las Escuelas de Comercio, hecho bastante frecuente en este primer plan de estudios franquista dado que muchos profesores desempeñaban su labor docente en ambos lugares.
La tercera, es un apéndice gramatical en el que se desarrollan ampliamente las explicaciones gramaticales correspondientes a las lecciones. Y la última parte ofrece un cuadro de verbos.
16

PLAN DE ESTUDIOS DE 1957, EL MÉTODO TRADICIONAL Y MÉTODO ACTIVO.

Cours Elémentaire de Français (1967), segundo año. Edelvives, Editorial Luis Vives, Zaragoza.
En las “Advertencias” el autor propone una serie de lecciones iniciales, en total 16, para las que sugiere clases vivas –orales 17y visuales– antes de iniciar lo que propiamente denomina “cours élémentaire”. Con estas lecciones se pretende que el alumno alcance el dominio oral de un pequeño vocabulario así como de diálogos y conversaciones.
Con este título en francés se ilustra la portadilla del libro, mientras que la portada presenta éste otro: Lengua francesa, segundo curso. El libro, destinado a alumnos de segundo de bachillerato del plan de estudios de 1957 viene aprobado en el BOMEC de 16-7-1964, y sin embargo no se publica hasta 1967.
18

 

Las seis últimas lecciones tienen unas breves nociones de fonología cuyo objeto es la correcta lectura y por lo tanto pronunciación. Estas propuestas, proyectadas en los contenidos así como en las actividades, son una muestra de la evolución del método de enseñanza/aprendizaje.

19 El “cours élémentaire”, o segunda parte, lo constituyen 20 capítulos que se inician con un texto de lectura sobre un centro de interés, seguido de una lista que presenta el vocabulario nuevo; una conversación basada en una serie de preguntas de comprensión sobre el texto de lectura que suponen repuestas más complejas; un diálogo entre personajes sobre la temática de la lectura; un ejercicio de traducción inversa; un cuadro de gramática; y ejercicios de gramática.

Aunque la gramática y los ejercicios de traducción siguen presentes, las propuestas de integrar un objetivo práctico cronológicamente prioritario, que prima la pronunciación y la lengua oral así como procedimientos y técnicas que se estiman eficientes para el aprendizaje de la lengua, señalan la introducción del Método Activo en la enseñanza del Francés como lengua extranjera en nuestro país.

 

 

 

 

 

 

20 21 22

La tercera parte está compuesta por una selección de lecturas, con sus correspondientes conversaciones, y un cuadro de verbos.

 

 

 

 

 

 

Las fotos en blanco y negro así como un buen número de canciones francesas populares están presentes en las dos últimas partes del libro e ilustran aspectos geográficos y culturales de Francia.
23 La littérature française par les textes, francés quinto curso (1958). Edelvives. Editorial Luis Vives S.A.,  Zaragoza.Orientado a alumnos de quinto de bachillerato del Plan de estudios de 1957, el libro presenta un recorrido por la historia de la literatura francesa. Está dividido en tres partes: Historia de la Literatura francesa, desde la Edad Media hasta el siglo XX; “Précis de Grammaire”; y Vocabulario Literario. Es una obra representativa del Método Tradicional, en el que la cultura está representada por autores de prestigio tanto de la literatura como de las Bellas Artes, y las actividades lingüísticas limitadas a traducciones directas e inversas.

Cada período de la literatura francesa comienza con una pequeña introducción histórica donde de señalan las características del mismo, y un corto comentario de obras cuando éstas son anónimas. Se comenta la vida de los autores, se analiza su estilo, y se relacionan sus obras, de las que se ofrecen algunos extractos de textos. Bajo el epígrafe “Questions et exercices” se reúne una serie de preguntas a las que los alumnos deben responder dando su opinión. La “Composition française” consiste en ejercicios en los que se pide al alumno que comente ciertas frases que resumen el pensamiento del autor en cuestión.

24 Autores que habían sido proscritos de los contenidos literarios en el plan de estudios de 1938, se encuentran en éste de 1957: Voltaire, Rousseau, Rimbaud.
El libro ofrece además imágenes de algunos monumentos franceses así como retratos y fotografías de autores literarios.

 

LEY 16/1967,  EL MÉTODO ACTIVO Y  EL MÉTODO AUDIO ORAL.
GRANDÍA MATEU, L., GÁLLEGO RODRÍGUEZ, M. (1968). Le français d’aujourd’hui, cours élémentaire, Bello, Valencia.

 

Orientado a alumnos de primero de bachillerato del plan de estudios de  1967 es una obra que marca un hito en la historia de la didáctica del francés como lengua extranjera en España, no sólo por la propuesta del método de enseñanza/aprendizaje sino por el hecho de tener en cuenta el público (centro de interés adaptado al alumnado de 12 años), las bases lingüísticas (contenido léxico y estructural del “Français fondamental”), las bases psicopedagógicas (asociación visual de la imagen al mensaje sonoro sin traducción, retraso en la representación escrita de la lengua) y la duración (70 horas en total).
25
 
26 27 Consta de tres partes:
1ª.- Cinco niveles que presentan un vocabulario elemental integrado en frases representadas mediante ilustraciones y un programa lingüístico que incluye vocabulario, formas verbales, y estructuras lingüísticas. Este aprendizaje debe ocupar un total de 25 a 30 horas.
28 29 2ª.- Dividida en quince semanas. En cada una de ellas se presenta el soporte visual de una historieta elaborada en viñetas y debajo un texto a modo de situación. Le sigue un ejercicio de conversación, cuya finalidad es la de restituir parte de la historia mediante las respuestas a una serie de preguntas. Le sigue un ejercicio de lectura, otro de fonética correctiva, un dictado y termina con un test oral. Incluye alguna canción popular francesa.

3ª.- Recoge todo el vocabulario del libro y su correspondiente traducción en español. Cada palabra tiene entre paréntesis un número que indica, si es romano, la lección oral en la que aparece el vocablo, y si es “español” –arábigo– la lección escrita.

LÓPEZ RUIZ, A. (1968). Lengua francesa, segundo curso. Editorial Everest, León.

 

30 Obra destinada a alumnos de segundo de bachillerato del plan de estudios de 1967. El libro ofrece un gran número de fotografías en blanco y negro de monumentos y ciudades así como de aspectos de culturales franceses propios del Método Audio Oral.

 

Presenta seis partes:
1ª.- Revisión oral de las estructuras lingüísticas básicas aprendidas en el curso anterior mediante una serie de preguntas y la propuesta de las correspondientes respuestas, de manera a que el alumno no improvise.
31

2ª.- Práctica oral y escrita en la que cada tema se inicia con un texto que irá desarrollándose a lo largo de cada tema. Le sigue un apartado denominado “Entraînement”, dispuesto en dos columnas, en el que aparecen unas series de preguntas sobre el texto en la columna izquierda, y su respuesta incompleta en la de la derecha. Estos ejercicios son representativos del Método Audio Oral, en el cual la lengua se concibe como un conjunto de esquemas sintácticos que se adquieren a modo de automatismos lingüísticos mediante la técnica de la repetición.

 

32 33

 

Un tema de gramática y ejercicios escritos de traducción inversa le siguen a continuación. Alguna que otra canción popular diseminada en estas dos primeras partes.
3ª.- Esta parte está dedicada a la fonética francesa y presenta ejercicios de lectura para la pronunciación, así como el vocabulario elemental del francés.
4ª.- Tabla de conjugación de verbos.
5ª.- Diccionario francés-español.
6ª.- Diccionario español-francés.

34