image_pdfimage_print

En la primera mitad del siglo XX, sobre todo, hay una vigorosa floración en la escuela del viejo principio pestalozziano de la intuición. El mismo Pestalozzi cuenta que mientras se estaba esforzando en explicar lo que era una escalera a sus alumnos, uno de ellos le insinuó que porque no salían al patio para ver la que, adosada al muro, subía al segundo piso del edificio. Esto podría  resumirse en un aforismo pedagógico: De la cosa a la palabra, de la palabra a la idea.

El pedagogo confiesa que es en ese momento cuando descubrió el principio de la intuición, que con los ya proclamados tres elementos –palabra, forma y número- integrarían el nervio de la formación elemental, luego primaria, luego general.

Alcántara pone en boca del mismo Pestalozzi el momento de la revelación: “Tiene razón el muchacho; guárdense las estampas, y en adelante enséñese sólo por medio de objetos verdaderos”. Y así fue: los muebles y los demás objetos de la clase, los animales, las plantas, el cuerpo humano, cuanto tenía a su alcance, fue el material de que se sirvió en los ejercicios de intución, echando de este modo la base del método llamado “método intuitivo que tanta fama le diera.

Pues bien, coincidiendo con el movimiento de La Escuela Nueva, o como consecuencia del mismo, aparecen numerosos manuales escolares con el título de Lecciones de Cosas, los cuales proponen el lema: de la cosa a la palabra, de la palabra a la idea. Eran tiempos felices en los que fael maestro no se sometía servilmente a un programa oficial.

Poner al niño en contacto con las cosas que le rodean es fácil. Pero en los principios del siglo XX ya se tienen noticias de multitud de cosas fuera del ámbito real de la experiencia del niño: mares, montañas, animales, plantas, automóviles, barcos, aviones, procesos industriales que elaboran materias primas, nuevas artes de imprimir, nuevas máquinas de tejer que dejan en mantillas a los telares, tan queridos de Dewey.

Y se recurre a la imagen: primero al dibujo, luego a la fotografía. Los autores y editores publicitan sus manuales predicando el gran número de grabados que contiene el libro. Empieza trabajosamente el reino de la imagen en la Pedagogía. Dalmau se inventa incluso la “lectura gráfica” en la que los nombres de los adelantos más llamativos se sustituyen por su imagen.

Aunque muy tarde, llegan a nuestros usos pedagógicos los ecos de realismo. Las Lecciones de Cosas, entran en el currículo escolar por el portillo de la lectura extensiva y con el aire nuevo de valorar las experiencias y cultivar la curiosidad por lo nuevo. Aunque sólo fuera éste el mérito de estos manuales habrían rendido un gran servicio a la educación en España.

Hasta que los burócratas profesionales y los gremialismos académicos  no rodearon  la actividad escolar con las murallas de programas y cuestionarios oficiales que,  además –dicho sea de paso- fomentaban las perezas, la escuela procuraba cubrir eficientemente por sus medios las necesidades esenciales de leer, escribir y calcular.

Sheldon desde su normal americana y desde sus libros reeditados constantemente, o nuestro Alcántara desde su revista, fomentaban con modelos de lecciones de cosas la imaginación y las iniciativas del maestro.

Leer es un campo inabarcable y un  aprendizaje laborioso. Precisamente cuando se superan las primeras dificultades del desciframiento de los signos es cuando ha de procurarse que el imprescindible ejercicio de la lectura se haga sobre textos que motiven y estimulen la curiosidad del niño.fs

En esto los índices de contenidos de los manuales de lecciones de cosas rivalizan en ofrecer aspectos interesantes de lo que rodea al niño o explicaciones acerca del origen y transformación de las cosas que utiliza: las plumillas, el algodón, la electricidad, etc., etc.

En muchos manuales de lecciones de cosas cada tema viene acompañado de pautas de conversación para profundizar o extender la compresión y facilitar la actividad en la clase.

La discusión  hoy podría centrarse, hablando de la escuela primaria, en si siguen vigentes los viejos hallazgos de los centros de interés o de las concentraciones o si ha de cederse al paso a un planteamiento más “lógico” o “ protocientífico”.

Como es lógico, también en torno a las Lecciones de Cosas se desplegó todo un aparato teórico. Los autores de nuestros manuales recurren  predominantemente a la autoridad de E. A. Sheldon y de Alcántara García. Isabel Mayo en un prefacio escrito para la  decimocuarta edición del libro de Sheldon, Lecciones de cosas, publicado en Londres en 1855, y destinado a los maestros, explica sumariamente las características del método.

Las lecciones que forman la obra se presentan en series graduales, que tienen por principal objeto ejercitar las facultades de los niños conforme al orden natural de su desarrollo. La primera serie ejercita las facultades perceptivas, fijando la atención sobre aquellas cualidades de los cuerpos que pueden descubrirse por medio de los sentidos, y suministrando luego un vocabulario para la expresión de las ideas al par que las graba en la mente, donde con facilidad podrán reproducirse cuando se despierten las facultades de la concepción o del juicio.

Las series segunda y tercera ejercitan el juicio recordando las impresiones de los objetos sensibles después que estos han desaparecido de la vista; conduciendo, por este medio, de lo conocido a lo desconocido.

La cuarta serie tiene por objeto hacer que los niños se ejerciten en buscar semejanzas y diferencias, en hacer comparaciones y descubrir analogías, con lo que se cultivan las facultades de ordenación y clasificación.

En la quinta serie se ponen en actividad el razonamiento y el juicio, descubriendo la relación de las causas con el efecto; se cultiva la facultad de la expresión. También se requiere que en esta serie los discípulos hagan apuntes de todos los conocimientos que van adquiriendo, poniéndolos en forma de redacción.

En el primer tercio del siglo XX Agustín García de Diego tradujo del francés,  para los maestros españoles, el libro de R. Jolly, Un curso de lecciones de cosas. En el prefacio, el autor explica su método:

1.Hay que hacer que los niños vean y toquen las cosas para que se habitúen a observar bien.
2. Que experimenten, para ejercitar el raciocinio.
3. Que dibujen, para precisar la observación y poner de relieve las nociones principales.

El papel del maestro en las Lecciones de Cosas, según sus defensores, es muy limitado puesto que es el alumno quien debe examinar, palpar, medir, contar, descubrir, concluir y aún experimentar. El maestro debe limitarse a dirigir la investigación, a proponer cuestiones, a realizar las experiencias más delicadas y a dibujar en el encerado algunos croquis intercalados sumariamente.

En 1963 todavía se publican manuales de Lecciones de Cosas, como el de Ezequiel Solana editado por Escuela Española e ilustrado por el inefable J. Bernal. Se puede hablar pues de un método, de un modo de organizar la enseñanza primaria, que cubre ampliamente un siglo: como mínimo desde  1830 hasta 1963. A continuación vamos a mostrar algunos ejemplos característicos de manuales de Lecciones de Cosas.

 

Sheldon01 SHELDON, E. A. (1923): Lecciones de Cosas, D. Appleton and Company, New York and London.Esta obra es traducción de la 14ª edición, publicada en Londres en 1855. Está dirigida a los maestros para proveerles de material para preparar sus lecciones de cosas.
Esta lección sobre la rueda corresponde a lo que Sheldon llama el tercer paso en el desarrollo didáctico de las posibilidades de las lecciones de cosas. Las lecciones de cosas de este tercer paso “inducen al niño a observar cualidades que no pueden descubrirse con sólo los sentidos. En este paso debe ejercitarse más decididamente la facultad de la concepción, para lo cual se ha abierto ya el camino por medio de la claridad y precisión con el acertado ejercicio de la facultad de la percepción”. Sheldon02 Sheldon03

 

 Cargol00 PLA CARGOL, Joaquín (1935): Otras lecciones de cosas, Dalmau Carlés, Gerona.Presentamos aquí la edición 21ª de este manual, lo que nos indica su presencia dilatada en la escuela española. El paréntesis que sigue al título expresa bien a las claras la vinculación de estos manuales con la lectura extensiva.
Anterior a la organización de los contenidos de la enseñanza según el patrón de la lógica y división científicas, se presentan éstos en una lista de posibles intereses de los alumnos.

 

En realidad, es un libro de lectura; se ampara bajo el concepto de Lecciones de Cosas, pero sólo tiene relación con ello a través de la “conversación” que sigue a cada capítulo y a través de la “ampliación” que al final del libro se ofrece como recurso didáctico a los profesores.  Cargol01 Cargol04 Cargol05 Cargol06 Cargol07 Cargol08 Cargol09 Cargol10

 

Jolly00 JOLLY, R. (1939?): Un curso de lecciones de cosas, Editorial Estudio, Madrid.
El Libro de Jolly está traducido del original francés por Agustín García de Diego.Está dirigido a los maestros y les ofrece 80 croquis de lecciones que le faciliten la presentación de la lección.1) Indica el material necesario. 2) Orienta los campos de observación. 3) Ofrece experiencias fáciles de realizar. 4) Presenta el resumen en forma de gráficos fácilmente reproducibles. 5) Refuerza la experiencia con vocabulario complementario.
Jolly01Jolly02Jolly03Jolly04

 

 

Marinel00 Marinel01
Muchos de los manuales acogidos al título o subtítulo de Lecciones de Cosas, son en realidad libros de lecturas escogidas para satisfacer la curiosidad de los alumnos. De libros de lecciones tienen apenas el esfuerzo por presentar temas de interés y actualidad, o la profusión de grabados. Muchos tienen numerosas ediciones como el de Manuel Marinel-lo, Lo que nos rodea (18 ediciones hasta 1931), o el de Federico Torres, Cien lecciones de cosas (5 ediciones ya en 1955).
Torres00 Torres01
NUALART, C. B. (1921): Lecciones de cosas, Seix Barral, Barcelona.
La colección de Nualart compuesta de tres volúmenes está muy cuidada en la presentación y es un ejemplo incluso por la importancia que da a las ilustraciones .Queda ya un poco a trasmano la presencia física de los objetos que el niño ha de observar, pero el espíritu de orden y de acercamiento a la realidad está presente en la breve introducción.

Nualart00 Nualart01 Nualart02 Nualart03
Nualart04 Nualart05 Nualart06 Nualart07
PORCEL, Fernando (1930): Lecciones de cosas, Tipográfica Porcel, Palma de Mallorca.En la “Advertencia” del libro se dice: “Las presentes lecciones de cosas han sido cuidadosamente seleccionadas para el Grado Elemental. Al escribirlas, nuestro objeto principal ha sido despertar en los escolares el espíritu de observación y obligarles a reflexionar, sin preocuparnos del desarrollo de la memoria, ya estimulada con los grabados que aclaran y complementan esta obra. Para cada lección hemos destinado dos páginas: en la de la izquierda va desarrollado el texto apropiado para la lectura, y la página de la derecha contiene ejercicios de preguntas, de coordinación, de redacción, un resumen de la lección y, finalmente, sencillos modelos para dibujo.Los grabados representan considerable elemento para que los alumnos se fijen y discurran, sugiriéndoles ideas y prestándose a preguntas y apreciaciones, que fijaran, sin esfuerzo, la lección de cosas en los entendimientos infantiles, cuyas facultades de observación y de inventiva propias se ven en el transcurso del libro constantemente solicitadas. Porcel00 Porcel02
Porcel03

Por su parte el maestro, celoso y oculto como cabe suponerle, tiene ancho campo para con sus iniciativas aprovechar mejor los conocimientos de la obra, e inventar nuevos ejercicios o derivaciones de los ya propuestos.La busca de palabras en un Diccionario manual, acostumbrando a los niños al manejo de tan útil libro, la fijación de acepciones de las diferentes voces, el estudio y aplicación de los sinónimos, son ejemplos de otros tantos modos de extender la acción educadora e instructiva de estas Lecciones de cosas.

Apoyándose en ellas, en el transcurso del comentario se hallará medio para tratar la mayoría de asignaturas de la Escuela primaria en aquella forma al parecer incidental que es la que comunica atractivo y que el alumno más aprecia y se asimila”.

Los libros de Lecciones de cosas del primer tercio del siglo XX:
– Usan pródigamente de ilustraciones. Siempre se consideran un sucedáneo de los objetos mismos.
– Guían mediante textos breves la observación.
– Contrastan las observaciones mediante cuestionarios.
– Añaden ejercicios de inventiva y otras actividades.

Hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX, Ezequiel Solana sigue publicando sus libros de Lecciones de Cosas, que vieron la luz en el primer tercio de siglo. Desgraciadamente, las primeras ediciones, en El Magisterio Español, carecen de fecha de publicación.

 

     SOLANA, Ezequiel (s.f.): Lecciones de Cosas, Magisterio Español, Madrid.
SOLANA, Ezequiel (1963): Lecciones de Cosas, Escuela Española, Madrid.

Solaee00 En esta obra de 1963, ilustrada por el inefable J.Bernal, se reproducen casi a la letra los temas de las ediciones anteriores, agrupados por meses. Es de lamentar que los textos sigan poco la evolución de los tiempos y modo de vida.Solaee01Solaee02Solaee03Solaee04Solaee05