image_pdfimage_print

 

El sistema educativo de un Estado confesional, claramente dominante en la historia contemporánea de España, garantiza, entre otras cosas, que las distintas asignaturas no contradicen la interpretación del mundo que ha hecho la Iglesia católica a lo largo de los siglos. Con la llegada de la secularización a la sociedad española, cuya conducta particular, social y política está cada vez menos condicionada por la Iglesia, paradójicamente no ha habido una reducción de la demanda de educación religiosa. La Iglesia ha dejado de ser la “institución de la sociedad” del franquismo para convertirse en un grupo social que debe competir con otros grupos, como el científico. La asignatura de Religión debe repolitizarse y dejar en un plano secundario dogmas, creencias religiosas y mandamientos para poder competir con otras disciplinas como la Historia, la Filosofía o la Biología. Este libro explica las contradicciones que genera esa competencia y esas contradicciones cambian según la interpretación que se haga en los distintos manuales.

 

ÍNDICE DEL LIBRO